jueves, noviembre 21, 2013


Las numerosas prendas de alta costura que la actriz Jennifer Lawrence tuvo que lucir por exigencias del guion en buena parte del rodaje de su última película 'Los juegos del hambre: en llamas', terminaron por hartar tanto a la intérprete que incluso se planteó reducirlos a cenizas.

"Muchos de los vestidos que lucí eran preciosos y me sentaban muy bien, pero después de llevarlos puestos 12 horas cada día, te daban ganas de quemarlos", reveló la oscarizada actriz a la agencia de noticias BANG Showbiz.

Curiosidades del cineLa similitud existente entre la propia artista y el personaje al que da vida en el citado filme -Katniss Everdeen- no se ciñe únicamente a diversos aspectos de sus personalidades, sino también a sus gustos a la hora de vestir, ya que tanto Jennifer como su álter ego en la ficción prefieren apostar por prendas más informales en su día a día que por sofisticados y elegantes vestidos.

"Es gracioso cómo Katniss [Everdeen] y yo hemos seguido el mismo camino. Cuando me nominaron al Óscar a mejor actriz por la película 'El lado bueno de las cosas', siempre tenía que lucir impresionantes vestidos en los diferentes actos públicos a los que tenía que asistir. Sin embargo, no me reconocía a mí misma, me sentía como una auténtica alienígena. Lo mismo le pasa a Katniss en la primera cinta de la saga 'Los juegos del hambre'. Aunque después se acostumbra a llevar ese tipo de prendas e incluso a utilizar maquillaje porque sabe que de esa forma es capaz de conectar con sus seguidores. Es algo parecido a lo que me ha pasado a mí", afirmó Jennifer.// La Razón (COM)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido. Así que...