miércoles, octubre 03, 2012

21:02

Ninguno se libra del vapuleo de las críticas, que cada vez llegan en mayor número, en bruto y son más veloces. La tarea de presentar la gala de entrega de los Oscar es un trabajo lucido y bien pagado, pero no siempre gratificante.

Incluso Billy Crystal, uno de los presentadores más queridos de los premios de la Academia de Hollywood y a quien se volvió a recurrir en la última edición en  un intento por recuperar ese toque ingenioso que había sido tan alabado en sus actuaciones anteriores, tuvo que aguantar este año el azote de los medios. The Hollywood Reporter lo tachó de aburrido; The New York Daily News admitió que el actor había puesto en marcha "inteligentemente" la fórmula del monólogo con gags rápidos y bromas, pero reprocharon la inocencia de sus chistes, y Daily Variety puso pegas a su edad —63 años—, reclamando a alguien más joven para próximos saraos. También las redes sociales se llenaron de comentarios de internautas que habían encontrado su discurso "demasiado comedido".

Blog de cineLa intervención en los últimos años de actores de moda y, supuestamente, más del gusto de la audiencia joven como Anne Hathaway y James Franco en 2011, transcurrió con más pena que gloria. Y Hugh Jackman, en 2009, salvó los trastos con dignidad, si bien no logró evitar algún que otro reproche. Mientras el habitualmente caústico bloguero Perez Hilton indicó que sus maneras habían "revitalizado" la gala, el diario Los Angeles Times las tildó de "ridículas".  Más contenido, The New York Daily News apreció el trabajo "respetable" de Jackman, si bien destacó que este no había logrado cumplir la misión de la Academia  de relanzar y bruñir una ceremonia quizá demasiado 'adulta' para los gustos actuales y que en 2012 ha visto perder su liderazgo absoluto de audiencia ante otra gala  más juvenil, la de los Grammy.

Un 'show' más fresco

La elección de este año de Seth MacFarlane, creador de la serie Padre de familia, da pistas del cambio de dirección que la organización quiere emprender. El nombre de este realizador promete humor, sí, pero de un tipo más ácido, bestia e irreverente que el de sus predecesores. "Sus habilidades escénicas combinan a la perfección con nuestras ideas para hacer el espectáculo divertido y fresco", han declarado los productores del show.

Por lo pronto, la expectación ante lo que pueda hacer el responsable de una serie tachada de "corrosiva" por algunos sectores y que ha parodiado temas como el nazismo o a nuestra actriz más internacional, Penélope Cruz, está servida.

Seis años de ensayo-error

Ninguno de los presentadores de la gala de los Oscar de los últimos años ha obtenido el beneplácito de público y crítica. Esto es lo que dijeron de ellos.

<p>Billy Crystal</p>2012. Billy Crystal. Tras protagonizar varias ediciones anteriores de la entrega de premios de Hollywood, su presencia resultó "poco novedosa" para numerosos televidentes. La crítica le echó en cara un discurso excesivamente complaciente y bromas que "no hacían sangre".

<p>Anne Hathaway</p>2011. Anne Hathaway y James Franco. Hasta la primera expresó su estupefacción ante la dureza de la respuesta de los diarios. "Dijeron que había sido el peor show de la historia", indicó, dolida, en una entrevista. A la pareja se la acusó de "sosería" y de no tener química, "ni entre ellos, ni con la cámara". "No hubo chispa", resumió la BBC. 

<p>Oscar</p>2010. Steve Martin y Alec Baldwin. Martin ya había brillado gracias a la acidez de sus mofas al presentar la gala en 2001. Cuando repitió junto a Baldwin, no hubo tanta magia. La larga duración de la entrega de premios (más de tres horas y media) contribuyó a que esta fuera considerada  como una de las más "tediosas" y "deslucidas" de la historia de Hollywood. Faltó glamour.

<p>Hugh Jackman</p>2009. Hugh Jackman. Para muchos sorprendió positivamente  su sentido del humor, su alegría y sus capacidades vocales y para el baile. Sin duda, Hugh Jackman es un showman, una "apuesta segura", según indicaron algunos críticos. Pero no todos piensan igual: Los Ángeles Times se cebó con el actor de X-Men y consideró su espectáculo de "ridículo". Nunca llueve a gusto de todos.

<p>Oscar</p>2008. Jon Stewart. El cómico ofreció un monólogo inicial  "largo y adormecedor" en el que tocó algunos temas candentes de la actualidad, como la retirada de tropas de Irak, pero "de buen rollo" y "sin emoción", indicaron algunos blogs, que también destacaron su presencia "casi en un segundo plano" respecto a todo lo que acontecía en el escenario.

<p>Degeneres</p>2007. Ellen DeGeneres. Para algunos, la popular presentadora televisiva "dinamizó la velada" y son muchos los que aún recuerdan su recomendación a Spielberg de "enfocar mejor". No todo fueron flores: Arizona Republic tachó su actuación de "lenta, lenta, lenta" (por triple partida), y The New York Times echó de menos el sarcasmo de Jon Stewart.// 20 minutos


0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido. Así que...